La Xunta destina 2,7 millones de euros a la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores del mar y a la modernización de la flota

03 de Octubre de 2017
Rosa Quintana recordó que además la Administración gallega preparó y trasladó a las autoridades nacionales y europeas correspondientes una propuesta para adecuar las exigencias de los botiquíns a los tiempos de respuesta derivados de la distancia a la costa. Hizo hincapié en la importancia de mejorar la implementación y expansión de los instrumentos jurídicos disponibles para conseguir que el sector pesquero mundial asuma las pautas normativas internacionales como propias

La conselleira del Mar, Rosa Quintana, destacó hoy en Vigo el apoyo de la Xunta a todas las actuaciones que promuevan la mejora de las condiciones sociolaborales de los trabajadores del mar”. En este sentido, señaló que la Consellería del Mar destina este año 2,7 millones de euros a la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores del mar y a la modernización de la flota en el marco de la convocatoria de ayudas destinada la este fin y cofinanciadas con el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP).

Un apoyo que se complementa con otras acciones de las que también dio cuenta Rosa Quintana durante el acto de la FAO Diálogo Vigo 2017 para promover el empleo responsable. Así recordó que en el campo normativo de seguridad laboral a Administración gallega creó un grupo de trabajo a través del preparó una propuesta para adecuar las exigencias de los botiquines a los tiempos de respuesta derivados de la distancia a la costa. Una propuesta que fue trasladada a las autoridades nacionales y europeas correspondientes, añadió.

Otro de los hechos en el campo de la seguridad en el mar a los que hizo referencia Rosa Quintana fue el establecimiento del sistema de guardias presenciales en el servicio aéreo de rescate de Guardacostas para garantizar la asistencia las 24 horas del día de los 365 días del año. A esto añadió que la Xunta trasladó al Gobierno central a petición de que ratifique el convenio 188 de la Organización Internacional del Trabajo sobre el trabajo en el sector pesquero. Lo hizo, recordó, tras aprobarse en el mes de marzo por unanimidad en la Comisión 8ª de Pesca y Marisqueo del Parlamento una proposición no de ley sobre esto.

Este convenio, señaló la titular de Mar, junto con el protocolo sobre el trabajo forzoso y las directrices de la FAO para la pesca deben ser la referencia de las empresas y de los gobiernos para que se cumpla con las exigencias laborales y condiciones contractuales bajo las que deben trabajar los profesionales del mar. Todo esto, subrayó, con el objetivo de asegurar “unas condiciones laborales dignas a bordo de los buques pesqueros y contribuir al mismo tiempo a extender los estándares básicos de seguridad y de prevención de riesgos laborales”.

En este sentido hizo hincapié en la importancia de mejorar la implementación y expansión de los instrumentos jurídicos disponibles para “conseguir que el sector pesquero mundial en su conjunto asuma las pautas normativas internacionales cómo propias”. También apeló a combatir y condenar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, “a la que se asocian con frecuencia las malas condiciones de trabajo”.