La Xunta defiende que las nuevas normas de control de la actividad pesquera no supongan un menoscabo para la flota gallega

06 de Mayo de 2019
La conselleira del Mar, Rosa Quintana, asistió a la celebración del Día de Europa en la sede de la Agencia Europea de Control de la Pesca
La Xunta defiende que las nuevas normas de control de la actividad pesquera no supongan un menoscabo para la flota gallega
  • La Consellería del Mar apuesta por estrechar lazos entre Galicia y Europa para defender el mar y erradicar la pesca ilegal, no declarada y no regulamentada
  • El Ejecutivo gallego ve preciso corregir algunos aspectos de las modificaciones de los reglamentos europeos de control y de medidas técnicas de los aparatos
  • Rosa Quintana también recordó la incertidumbre que generan en el sector asuntos como el brexit o el deber de desembarque

La conselleira del Mar, Rosa Quintana, asistió hoy a la celebración del Día de Europa en la sede de la Agencia Europea de Control de la Pesca de Vigo, donde defendió la necesidad de estrechar lazos entre Galicia y Europa para defender el mar. En ese sentido, recordó el esfuerzo realizado en la comunidad para luchar contra el furtivismo y apostó por avanzar en el control de la actividad pesquera pero sin que suponga un menoscabo para la flota.

La titular de Mar, que estuvo acompañada en el acto por el subdirector general de Guardacostas, Lino Sexto, y por la directora del Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino de Galicia (Intecmar), Covadonga Salgado, destacó el compromiso de la Xunta con la erradicación de la pesca ilegal, no declarada y no regulamentada y con el desarrollo de la normativa europea diseñada para conseguir ese objetivo.

No obstante, Rosa Quintana advirtió de las consecuencias que pueden tener en la flota tanto la modificación del reglamento del régimen de control de la pesca como la reforma del reglamento de medidas técnicas. En el caso del primero, la conselleira del Mar recordó que se trata de la normativa que fija toda la política de control y trazabilidad de los productos del mar e incidió en que es preciso introducir determinadas correcciones.

En este sentido, señaló como “preocupante” el coste económico que supondría tener que cumplir con el deber de localización en el caso de las embarcaciones que quedan fuera de la descripción de flota artesanal. Además incidió en que este hecho podría llevar a codificar más de cuatro millones de declaraciones de captura que ya estarían cubiertas con la nota de venta obligatoria.

En cuanto al reglamento de medidas técnicas, que recoge las normas básicas de dimensiones de las redes, de las zonas de veda o los tipos de artes, la titular de Mar destacó como puntos conflictivos las medidas de las mallas en el enmalle, “que harían que fuera inviable otra vez a pesquería de la manera”, y la propuesta de la Comisión Europea de armonización total y restrictiva de los aparatos pese a dirigirse a pesquerías diferentes, lo que complicaría la actividad de la flota.

Rosa Quintana también abordó la definición del futuro Fondo Europeo Marítimo y de la Pesca (FEMP) y apuntó que considera necesario corregir por lo menos tres aspectos: la eliminación de las ayudas directas al sector de la transformación, las aportaciones para nuevas construcciones y modernizaciones de los barcos y la definición de la flota artesanal, que en la actualidad se vincula a la eslora de los barcos y al empleo de las artes de arrastre, lo que supone dejar fuera muchas embarcaciones.

La conselleira del Mar también recordó la incertidumbre que generan en la actualidad otros dos asuntos de interés para la flota gallega, como son el brexit y la aplicación del deber de desembarque. En el primer caso apostó porque el acceso a los recursos pesqueros del Reino Unido esté condicionado a su acceso al mercado europeo. Sobre el deber de desembarque resaltó la importancia de afrontar un posible bloqueo de la actividad por la existencia de las especies de estrangulamiento.