Los afectados por la parada temporal de la actividad marisquera en los bancos de la ría de Arousa pueden pedir las ayudas hasta el 2 de junio

16 de Mayo de 2023

El director xeral de Pesca, Acuicultura e Innovación Tecnolóxica respondió en la Comisión 8ª del Parlamento a distintas preguntas relacionadas con la actividad de la Consellería

  • La Xunta recuerda que esta medida se estableció de manera coordinada con el propio sector como medida técnica de conservación y que cuenta con un presupuesto de algo más de 4 millones de euros para llegar al mayor número de profesionales posible
  • La previsión es que puedan acogerse a estas aportaciones alrededor de 420 embarcaciones y unos 700 profesionales del sector garantizándose un mínimo diario de 100 euros por embarcación y un máximo de 50 euros por tripulante por cada jornada de inactividad
  • Antonio Basanta lamenta que los planes de futuro presentados por Bruselas en el ámbito marítimo-pesquero tengan un marcado carácter medioambientalista, que no hagan autocrítica sobre la Política Pesquera Común ni propuestas para solucionar los retos más inmediatos de la actividad

El director xeral de Pesca, Acuicultura e Innovación Tecnolóxica, Antonio Basanta, explicó hoy en la Comisión 8ª de Pesca y Marisqueo del Parlamento que los afectados por la parada temporal en los principales bancos marisqueros de la ría de Arousa -Lombos do Ulla, Bohído y Cabío- pueden solicitar hasta el próximo 2 de junio las ayudas compensatorias por esa paralización de la actividad.

El representante de la Consellería do Mar detalló que la orden publicada por el Diario Oficial de Galicia el pasado 25 de abril establece que el plazo de presentación de las solicitudes de aportaciones es de un mes contado a partir del día hábil siguiente al de finalización del período de paralización temporal -comprendido entre el 1 de febrero y el 30 de abril-, por lo que el plazo está abierto desde el pasado 2 de mayo hasta el 2 de junio.

El director xeral incidió en que este paro fue coordinado con el propio sector como medida técnica de conservación y que cuenta con un presupuesto -cofinanciado con el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP)- de algo más de 4 millones de euros.

Los potenciales beneficiarios de estos apoyos son las personas armadoras y tripulantes de las embarcaciones de la 3ª lista (de pesca profesional) con puerto base en Galicia afectadas por la paralización de la actividad y que desarrollaran la actividad cuando menos 120 días entre los años 2021 y 2022. De hecho, la previsión es que puedan acogerse a estas ayudas alrededor de 420 embarcaciones marisqueras y unos 700 profesionales del sector.

Antonio Basanta destacó que la aportación se corresponderá con un período de 61 días hábiles de parada entre el 1 de febrero y el 30 de abril de este año garantizándose un mínimo diario de 100 euros para cada embarcación y un máximo de 50 euros por tripulante por cada jornada de inactividad.   

El representante de la Xunta recordó que las características de esta medida y los requisitos para acceder a ella son fruto del contacto constante con los representantes de las cofradías de pescadores afectadas tratando en todo momento de beneficiar al mayor número de profesionales posible y atendiendo a las distintas situaciones existentes.

De hecho, incidió, esta parada se estableció mediante la modificación del plan de gestión de la asociación Rañeiros de la ría de Arousa con el objetivo de favorecer las condiciones de vida y trabajo de los profesionales de la zona así como avanzar en la recuperación y en la explotación sostenible, equilibrada y responsable de los recursos.

Políticas europeas
El director xeral de Pesca, Acuicultura e Innovación Tecnolóxica también respondió una pregunta sobre los planes de futuro presentados por Bruselas en el ámbito marítimo-pesquero, un asunto en el que lamentó el desequilibrado medioambientalismo que rige la gestión pesquera de la Comisión Europea al primar siempre el aspecto medioambiental por encima del social y el económico cuando deberían estar en igualdad de condiciones.

En esta línea, Antonio Basanta incidió en que el dictamen del Ejecutivo comunitario sobre la revisión de la Política Pesquera Común (PPC) es incoherente -pues propone medidas sin tener datos o demandando evaluaciones posteriores a la propuesta-, incompleta -al no analizar muchos aspectos-, ineficaz -pues adolece de medidas tangibles, realistas y aplicables-, injusta -porque carga sobre el sector los nuevos sacrificios y atribuye los logros conseguidos entre la sociedad, las administraciones y el sector- e inconexa, generando desigualdad en las reglas de juego e incoherencia en las políticas comerciales.

El representante de la Consellería do Mar subrayó además que la evaluación de Bruselas sobre la revisión de la PPC se hizo sin autocrítica ni medidas de corrección en aspectos que son mejorables. En esta línea, lamentó el total desprecio por el aspecto social mostrado por la Comisión Europea pues en su dictamen aborda esta cuestión únicamente en dos páginas y solo uno de los ocho retos que señala es de carácter social, el relevo generacional.

De hecho, destacó, esta cuestión aparece como cuarto pilar, por detrás de otros como el cambio estructural hacia la defensa del medio ambiente o la mejora de la eficiencia energética, para los que tampoco hace propuestas que permitan afrontar esos desafíos. De este modo, el director xeral concluyó que las propuestas de Bruselas no resuelven problema ninguno y están muy lejos del que el sector marítimo-pesquero gallego expresó y demandó en su dictamen sobre la revisión de la PPC.

Bandera Unión Europea