La Xunta traslada a las embajadas españolas en terceros países las dificultades de la flota gallega por el coronavirus para que contribuyan a mantener su operatividad

28 de Marzo de 2020
Entre los obstáculos que se encuentra el sector que faena en aguas extranjeras está la imposibilidad de hacer el relevo de tripulantes debido a la cuarentena y a las restricciones de viaje en el período de emergencia del Covid-19
La Xunta traslada a las embajadas españolas en terceros países las dificultades de la flota gallega por el coronavirus para que contribuyan a mantener su operatividad
  • Otra de las problemáticas de estas flotas es la merma del mercado y la saturación de la capacidad de almacenamiento frigorífico debido al cierre de los canales de distribución a terceros países
  • Estas gestiones del Gobierno gallego se suman a los contactos mantenidos con el Gobierno del Estado al que Galicia solicitó la habilitación de ayudas directas e indirectas para el complejo mar-industria con el objetivo de superar las dificultades derivadas de la alerta sanitaria actual

La Xunta, a través de la Dirección General de Relaciones Exteriores y con la Unión Europea y en coordinación con la Consellería del Mar y la Secretaría General de la Emigración, está trasladando a las embajadas españolas en terceros países las dificultades de la flota gallega que faena en sus aguas debido a la crisis del coronavirus. En los escritos que Jesús Gamallo remitió a las embajadas de países como Perú, Cabo Verde, Sudáfrica, Nueva Zelanda y Namibia, entre otros, y al cónsul honorario de España en Papeete, en la Polinesia francesa, el Ejecutivo autonómico expresa su preocupación por la actividad de los tripulantes de flotas como la arrastrera congeladora o la de palangre de superficie que faenan en aguas exteriores y agradece aquellas gestiones que contribuyan a facilitar la situación y mantener su operatividad.

Entre los obstáculos, señalados por los representantes de varias entidades pesqueras gallegas con flotas en el exterior a la Xunta y al Gobierno central y trasladadas por el Gobierno gallego a las embajadas de los países, está la imposibilidad de hacer el relevo de tripulantes debido a la cuarentena y a las restricciones de viaje del período de emergencia del Covid-19. Este hecho se da en puertos como el de Callao en Perú, en el de Montevideo y en caladeros africanos.

Entre los asuntos trasladados por el sector también está la propuesta de medidas relativas a la protección de los tripulantes y a facilitar su actividad. También la problemática de la merma del mercado y la saturación de la capacidad de almacenamiento frigorífico. Esta última situación es consecuencia del cierre de los canales de distribución a terceros países por la alerta sanitaria del coronavirus, a la reducción de la actividad industrial en la Unión Europea y a la paralización de la hostelería y restauración en España, entre otros aspectos.

Dentro de este seguimiento constante que está realizando el Ejecutivo gallego del sector marítimo-pesquero también se enmarcan los contactos del delegado de la Xunta en Argentina y Uruguay con las empresas de pesca gallegas asentadas en esos países para ver cómo evoluciona su situación ante la alerta sanitaria del Covid-19.

Estas gestiones del Gobierno gallego para sumar apoyos en la defensa del sector marítimo-pesquero ante la situación del coronavirus se suman a los contactos mantenidos con el Gobierno del Estado al que Galicia solicitó la habilitación de ayudas directas e indirectas para el complejo mar-industria con el objetivo de superar las dificultades derivadas de la alerta sanitaria actual y la defensa ante Bruselas de la modificación del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) para optimizar el uso de sus recursos. Estas demandas coinciden en buena medida con las que España trasladó al Ejecutivo comunitario.