Galicia traslada a la Presidencia del Consejo de la UE la necesidad de flexibilizar el reglamento de control de la pesca y la urgencia de cerrar un acuerdo de cuotas con el Reino Unido

03 de Mayo de 2021

La conselleira del Mar mantuvo un encuentro por videoconferencia con el ministro del Mar de Portugal, que ostenta la Presidencia rotatoria de la Unión Europea

  • Así se lo expuso al ministro del Mar de Portugal y presidente del Consejo de Ministros de Pesca de la UE en un encuentro por videoconferencia para tratar los principales asuntos de interés del sector marítimo-pesquero gallego
  • La titular de Mar defendió la labor responsable que desarrollan la flota de bajura y el marisqueo gallegos y apeló a la sensibilidad del representante del Gobierno de Portugal, un país con un importante sector pesquero y con características semejantes a las del gallego
  • La comunidad confía en que se introduzcan mejoras en la normativa durante los debates entre la Comisión Europea, la Eurocámara y el Consejo Europeo
  • Rosa Quintana incide en la necesidad de conseguir un acuerdo sobre las cuotas pesqueras entre la Comisión Europea y el Reino Unido para dar seguridad jurídica y estabilidad al sector teniendo en cuenta los aspectos socioeconómicos
  • El Ejecutivo gallego pide que el fondo de compensación del brexit atienda también el impacto indirecto en la flota así como el incremento de sus recursos hasta los 1.000 millones de euros pudiendo emplear incluso cuantías no ejecutadas del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca

La conselleira del Mar, Rosa Quintana, trasladó hoy al ministro del Mar de Portugal -que ostenta la Presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea-, Ricardo Serrão, la necesidad de que las autoridades europeas flexibilicen las medidas recogidas en el futuro reglamento europeo de control de la pesca así como la urgencia de conseguir un acuerdo de totales admisibles de capturas (TAC) y cuotas en las aguas compartidas con el Reino Unido con el objetivo de dar estabilidad y seguridad jurídica a la flota.

La titular de Mar, que mantuvo un encuentro por videoconferencia con el mandatario luso que preside el Consejo de Ministros de Pesca de la UE, defendió la labor responsable que desarrollan la flota de bajura y el marisqueo gallegos y lamentó la excesiva rigurosidad del texto de la nueva normativa de control, pues incide en una actividad que está bien controlada al desarrollarse cerca de la costa. En este sentido, apeló a la sensibilidad del representante del Gobierno de Portugal, un país con un importante sector pesquero y con características semejantes a las del gallego.

La representante del Ejecutivo gallego, que estuvo acompañada por la secretaria general técnica de la Consellería, Silvia Cortiñas, advirtió de que medidas introducidas en el reglamento -como la instalación de cámaras a bordo, la geolocalización o el registro digital de las declaraciones de desembarque- apenas suponen mejoras para el control de la actividad y dificultan en gran medida la actividad de los profesionales del mar. Además, estas medidas suponen cargas adicionales tanto para el sector como para los estados miembros que, en muchos casos, pueden tener dificultades para asumir.

Galicia defiende que las nuevas herramientas de control tengan en cuenta las características del sector y sean acordes a su realidad con el objetivo de que no generen malestar y sean entendidas por los profesionales de la pesca y del marisqueo. Por eso, pide que se mejore el texto durante el proceso de negociación de los trílogos -los debates entre la Comisión Europea, la Eurocámara y el Consejo Europeo- para contar con una normativa adaptada a la realidad de la flota y que no castigue al sector.

Brexit
Rosa Quintana y Ricardo Serrão abordaron también la situación derivada del brexit y la negociación de las posibilidades de captura en aguas compartidas con el Reino Unido, un asunto en el que Galicia considera necesario cerrar un acuerdo lo antes posible para dar seguridad jurídica y estabilidad a la flota. La comunidad gallega también ve fundamental tener en cuenta los aspectos sociales y económicos en la fijación de los TAC y cuotas, tal y como recoge la Política Pesquera Común (PPC).

En este sentido, la conselleira del Mar trasladó al mandatario portugués el mal precedente que supondría vincular el acuerdo con el Reino Unido exclusivamente a las recomendaciones científicas y apostó por avanzar en las negociaciones de cara a 2026 blindando el mantenimiento del statu quo, consiguiendo el acceso a las aguas británicas a cambio de la entrada del productos del Reino Unido en el mercado europeo.

La reunión también sirvió para analizar el fondo de reserva de ajuste del brexit, sobre lo que Galicia defiende la inclusión de compensaciones a los efectos indirectos en la pesca del divorcio entre la UE y el Reino Unido. La comunidad pide que se incorporen aspectos como el impacto en aguas de terceros países o internacionales así como la menor rentabilidad derivada de las dificultades para generar intercambios.

Esta situación tiene como origen la cesión del 25% de las cuotas europeas al Reino Unido hasta 2026 a cambio del acceso a aguas británicas durante solo cinco años y medio en el marco del acuerdo sobre el brexit. A mayores, el Ejecutivo gallego defiende que se amplíen los recursos del fondo destinado al sector pesquero desde los 600 hasta los 1.000 millones de euros y que se puedan emplear los fondos no utilizados del actual Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) así como que su vigencia llegue, como mínimo, hasta 2026.

Por último, la conselleira del Mar le trasladó al ministro del Mar luso la importancia de que en la estrategia de la Unión Europea sobre diversidad para 2030 reconozca el papel del sector pesquero como elemento de sostenibilidad y conservación de los mares así como la trascendencia de los aspectos sociales y económicos de la pesca y su papel en la puesta a disposición de la ciudadanía de alimentos de calidad.