Galicia pide al Gobierno central que agilice las gestiones para que el sector marítimo-pesquero pueda acceder pronto a los apoyos de emergencia con fondos europeos

19 de Abril de 2022

La secretaria general técnica respondió a una pregunta sobre las dificultades del sector marítimo-pesquero por el precio de los combustibles en la Comisión 8ª de Pesca y Marisqueo

  • Silvia Cortiñas defiende la necesidad de que el Estado adapte con rapidez el programa operativo español del Fondo Europeo Marítimo de Pesca y Acuicultura para recibir los recursos previstos al amparo del artículo 26 para hacer frente al encarecimiento de los combustibles y de las materias primas, acentuado con la guerra en Ucrania

  • También incide en la importancia de adoptar las medidas necesarias para emplear los remanentes del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca 2014-2020, una medida trasladada por la Xunta a la Administración estatal desde el primer momento

La secretaria general técnica de la Consellería del Mar, Silvia Cortiñas, pidió hoy al Gobierno central que agilice al máximo los trámites necesarios para que el sector marítimo-pesquero gallego pueda beneficiarse de las medidas de emergencia aprobadas por la Comisión Europea, con cargo al Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) y al Fondo Europeo Marítimo de Pesca y Acuicultura (Fempa), para hacer frente al incremento de los precios del combustible, de las materias primas y a las consecuencias de la guerra en Ucrania.

La representante de la Xunta recordó en la Comisión 8ª de Pesca y Marisqueo del Parlamento que la activación del artículo 26 del Fempa permitirá articular ayudas de urgencia para que el sector compense las pérdidas y costes extraordinarios derivados de la situación económica actual. No obstante, para poder disponer de los fondos es necesario que el Ejecutivo del Estado incluya de forma rápida y flexible -como hizo el Gobierno comunitario para la activación del artículo 26- esa posibilidad en la próxima versión del programa operativo del Fempa que España le debe presentar a la Comisión Europea.

Silvia Cortiñas incidió en que Bruselas acaba de proponer también una modificación legislativa del actual FEMP para adoptar medidas adicionales de apoyo a los sectores de la pesca y de la acuicultura utilizando los fondos remanentes del período 2014-2020. Se trata de una medida en la línea del que trasladó Galicia desde lo primero momento al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, por lo que también pide celeridad al Estado para poder contar lo antes posible con esos recursos y ponerlos la disposición del sector.

El uso de los fondos no empleados permitirá establecer ayudas financieras para cubrir los costes adicionales y las pérdidas económicas derivadas de la crisis mediante compensaciones por la paralización temporal de las actividades pesqueras, apoyos para las organizaciones de productores que almacenen productos de la pesca o de la acuicultura y para los operadores pesqueros y acuícolas -incluida la transformación de productos del mar- por los ingresos no percibidos y por los costes adicionales por la situación actual.

Este mecanismo propuesto por Bruselas, explicó la secretaria general técnica, recoge una mayor flexibilidad para facilitar la aplicación de las medidas como un procedimiento simplificado para modificar los programas operativos de los Estados miembros y la subvencionalidad retroactiva de los gastos a partir de 24 de febrero de 2022. Por eso, demandó al Gobierno central la máxima celeridad y agilidad en los trámites que tienen que ver con España para poner a disposición del sector unos fondos que por cada millón de euros de recursos propios se movilizan un total de cuatro millones de euros.

Meses al alza

La representante del Ejecutivo gallego expuso que las dificultades del sector marítimo-pesquero por el encarecimiento de los combustibles y de las materias primas viene ya de los últimos meses y que la invasión de Ucrania hizo que se acentuaran, por lo que apeló a adoptar medidas a medio y largo plazo con el objetivo de garantizar el futuro del sector.

En este sentido, recordó la importancia de trabajar en aspectos a largo plazo como la descarbonización progresiva del sector, adecuando los barcos a nuevos combustibles que hagan viable la actividad, y a medio plazo como medidas de eficiencia energética que permitan racionalizar el uso del combustible y ajustar su consumo. En esta línea, Galicia lleva apoyados desde 2016 cerca de 90 proyectos en este ámbito con una inversión pública de más de 9 millones de euros y un gasto global de alrededor de 20 millones de euros.

Silvia Cortiñas incidió además en la insuficiencia de los apoyos habilitados por el Gobierno central para hacer frente a esta crisis y destacó las principales medidas demandadas por la Xunta: la inclusión de las empresas de transformación y comercialización en las ayudas formuladas al amparo del artículo 26 del Fempa, la reducción del IVA a los productos pesqueros, llegando a un tipo superreducido, la ampliación de la flexibilidad interanual de las cuotas de pesca y más apoyos conducentes a rebajar el precio de los carburantes y mejorar la liquidez de los profesionales del mar.

Precisamente con ese objetivo de dotar de liquidez al sector, el Ejecutivo gallego adoptó medidas como la exención del pagado de las tasas en los puertos autonómicos, la agilización del abono de las ayudas concedidas al sector marítimo-pesquero -de forma análoga al realizado durante la alerta sanitaria por la covid-19- o el refuerzo de la campaña GALICIA SABE AMAR para animar a la ciudadanía a consumir pescados y mariscos, elevar sus precios y agradecer a la gente del mar su esfuerzo en el difícil contexto económico actual.

Bandera Unión Europea