Galicia contará con cuatro nuevas embarcaciones para el Servizo de Gardacostas en los próximos dos años

30 de Noviembre de 2018
Todas las unidades serán aptas para tareas de inspección y vigilancia pesquera, control y apoyo a la flota, colaboración en operaciones de búsqueda y salvamento marítima y participación en actividades de lucha contra la contaminación marina.

El Servizo de Gardacostas de Galicia contará en los  próximos dos años con cuatro nuevas embarcaciones aptas para tareas de inspección y vigilancia pesquera, control y apoyo a la flota, colaboración en operaciones de búsqueda y salvamento marítimo y participación en actividades de lucha contra la contaminación en el marco del plan de la Xunta para renovar parcialmente la flota de este organismo.

Así lo anunció la conselleira do Mar, Rosa Quintana, en una visita al astillero Rodman Polyships, que está construyendo las primeras dos embarcaciones tras resultar adjudicatario en junio del primero contrato para la modernización de la flota de Gardacostas. Cuando entren en servicio se retirarán de la actividad otras unidades más obsoletas, destacó la conselleira, lo que permitirá “mejorar la lucha contra el furtivismo, optimizar las operaciones de rescate a salvamento y avanzar en la lucha contra la contaminación marina”.

Quintana explicó durante la visita a este astillero de Moaña que el Ejecutivo gallego ya licitó el segundo contrato para el suministro de otras dos patrulleras, una medida que cuenta con un presupuesto de dos millones de euros (IVA incluido) y está cofinanciado por el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca. Esta cuantía se suma a los más de 1,7 millones del contrato adjudicado en junio.

El anuncio de la segunda licitación ya fue publicado en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE), por lo que las empresas interesadas pueden presentar ofertas hasta el próximo 20 de enero.

El plazo de ejecución del contrato será de doce meses contados a partir de la fecha de firma y formalización del acuerdo, estableciéndose que la entrega de la primera patrullera se producirá a los ochos meses de la firma, presumiblemente en el año 2019, y la segunda a los doce, ya en el año 2020.

Las embarcaciones deben ser de tipo monocasco y tendrán un acabado del más alto nivel de calidad para los barcos profesionales de esta clase. Su eslora será de entre 15 y 17 metros, su manga de entre 4,5 y 5 metros y su calado medio de entre 0,9 y 1,4 metros. Su velocidad máxima con desplazamientos a plena carga debe ser de, por lo menos, 28 nudos. Su autonomía conseguirá cerca de las 400 millas, el equivalente alrededor de 22 horas de navegación.

La conselleira do Mar destacó que la apuesta de la Xunta por la renovación parcial de la flota del Servizo de Gardacostas queda de manifiesto en los presupuestos de 2019 con 4 millones de euros destinados a la compra y modernización de embarcaciones. Los fondos serán para pagar las patrulleras ligeras ya en construcción o licitación y el excedente se dedicará a otra embarcación de gran porte que saldrá la licitación próximamente.