La Xunta defiende que cumplió con rigurosidad lo que establece la Unión Europea en relación a las ayudas de vigilancia y asistencia técnica en las cofradías

08 de Febrero de 2019
La secretaria xeral técnica y la directora xeral de Pesca, Acuicultura e Innovación Tecnológica respondieron a distintas preguntas en la Comisión 8ª de Pesca y Marisqueo
  • El Gobierno autonómico ya trasladó a la Comisión Europea y al Gobierno central que la aplicación de la normativa europea puede ocasionar perjuicios a las cofradías y sigue realizando gestiones para encontrar una solución
  • La Consellería del Mar impulsó un cambio para aumentar los segmentos de flota en los que los tripulantes de pesqueros gallegos pueden acceder a ayudas para comprar su propio barco y convertirse en armadores

La secretaria xeral técnica, Isabel Concheiro, defendió hoy en el Parlamento la labor de la Xunta en la concesión de las ayudas de vigilancia y asistencia técnica en las cofradías de pescadores. Unas aportaciones, explicó, que le fueron inadmitidas a seis cofradías de pescadores por incumplimiento de los requisitos que marca la Unión Europea. En este procedimiento, explicó, “lo que hizo la Consellería del Mar fue a resolver conforme a derecho”.

En este sentido, la secretaria xeral técnica hizo hincapié en que estas ayudas se financian con cargo al Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) y que tienen que ajustarse a los criterios y requisitos que establece. Uno de ellos, expuso, es que en el año anterior a la fecha de presentación de solicitudes, la entidad que quiera ser beneficiaria de las mismas no fuese sancionada de manera grave en materia de pesca ilegal no declarada y no reglamentada. Así lo especifica la normativa europea diseñada para prevenir, desalentar y eliminar esta práctica.

Las solicitudes inadmitidas de las seis cofradías están en esa situación y se les tiene que aplicar el artículo 10 del reglamento FEMP, explicó. Esta normativa, insistió Isabel Concheiro, es de obligada aplicación y, de no cumplirla, “la Consellería del Mar cometería prevaricación”. Además aclaró que las inadmisiones de estas solicitudes “no tienen efecto retroactivo, en la medida en que se producen en el momento inicial de la tramitación del expediente y produce efectos desde que se acuerda, no antes”.

Ahora bien, añadió la secretaria xeral técnica, la Xunta es consciente de los perjuicios que la aplicación de estas normas podría ocasionar u ocasiona a las cofradías y a otras entidades y operadores del sector”. Por eso, afirmó, “llevamos tiempo trabajando en distintas líneas con distintas instituciones para tratar de solucionar esta cuestión”. En este sentido, destacó “la preocupación y la voluntad completa de la Xunta” para solucionar esta situación.

Así, Isabel Concheiro explicó que la Xunta promovió la consulta a la UE por parte del Gobierno central, que es la autoridad de gestión del FEMP, sobre si la comercialización de tallas antirreglamentarias por las lonjas debía o no considerarse como actividad comercial directamente relacionada con la pesca ilegal no declarada y no reglamentada. La UE respondió de manera afirmativa, indicando que se considera una infracción grave. De ahí la resolución de inadmisión de la ayuda por parte de la Consellería del Mar, realizada de conformidad con el FEMP. Esta actuación, insistió Isabel Concheiro, “es la única que la Consellería del Mar podía tener”.

Además la secretaria xeral técnica señaló que esta problemática será objeto de una reunión que la conselleira del Mar mantendrá próximamente con el director general de la DG MARE en Bruselas.

De los casos de estas seis cofradías, especificó Isabel Concheiro, difiere el de la Asociación de Rañeiros de la ría de Arousa, a la que le fue inadmitida la solicitud de ayuda por desistimiento al no presentar una documentación requerida durante la tramitación.

Pesca

Por otra parte, la directora xeral de Pesca, Acuicultura e Innovación Tecnológica, Mercedes Rodríguez, explicó también en el Parlamento que la Xunta prevé conceder este año las primeras ayudas para que tripulantes de pesqueros gallegos menores de 40 años puedan adquirir una embarcación y convertirse en armadores. Estas aportaciones, de hasta 75.000 euros por beneficiario, fueron convocadas ya en años anteriores pero los requisitos fijados por el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca provocaron que no se pudiese atender ninguna solicitud, explicó la directora xeral.

La normativa europea exige que el segmento de flota al que se quiera incorporar la embarcación esté en equilibrio, es decir, que el número de buques se ajuste a los recursos existentes, lo que impide la sobreexplotación. La interpretación anterior de lo que es flota en equilibrio no dejaba opciones en este sentido, pero el Gobierno central, a instancias de la Xunta, revisó esa interpretación y ahora buena parte de la flota de bajura gallega ya puede optar a las ayudas. La directora xeral de Pesca aclaró que, ante la imposibilidad de ejecutar estas partidas presupuestarias en años anteriores, se incrementaron los importes de otras partidas con la idea de aprovechar los fondos y fortalecer la competitividad de la flota y la formación marítimo-pesquera.

Mercedes Rodríguez también analizó los resultados de la encuesta Ocupesca, sobre los puestos de trabajo generados por la pesca extractiva en Galicia, y la ocupación en la provincia de Lugo. En su intervención subrayó que el sector ganó 742 profesionales entre 2015 y 2017 e incidió en que en Lugo se da una situación de estabilidad. Al mismo tiempo, alertó del riesgo de comparar los datos de esta encuesta con las estadísticas de población activa y destacó que el aumento de profesionales es especialmente relevante en las artes menores, con 826 trabajadores más en dos años, y en el cerco, con 144 marineros más.